La obra invisible

 LA OBRA INVISIBLE.

Alicia Champlin y Yalili Mora, son dos artistas que han trabajado extensamente en la tarea de manifestar lo invisible de nuestros mundos humanos interiores.

Yalili utilizando la pintura / retrato como metáfora, y con inquietudes hacia una búsqueda más profunda investigando desde la tecnología. Alicia  tiene un amplio recorrido a través de la intervención tecnológica, es una artista híbrida entre la creación y los datos.

En colaboración entre estos dos medios, este proyecto “La obra invisible” tiene como objetivo conciliar los reinos emocional y empírico, reafirmando nuestra agencia física dentro de nuestros entornos mientras exploramos simultáneamente las implicaciones de nuestros rastros más efímeros. En este proceso de mapeo, lo que esperamos enfatizar es la soberanía individual sobre este panorama psicológico, así como su vulnerabilidad a las fuerzas ambientales e interpersonales, y los límites de la agencia sobre cómo se propagan estos rastros en el mundo en general.

In situ, esta instalación está conformada con  sendos retratos pintados de las artistas. Los cuales son parte de la serie ‘Retratos sin rostros aparentes’ de Yalili Mora. En este proyecto, quiero incorporar a mis retratos sin rostros aparentes esa parte invisible de la obra. Visualizar y dar cuerpo  a este espacio donde se genera toda la información que esta oculta. Con un retrato, podemos rastrear el movimiento de un cuerpo en el espacio, una orientación y actitud, así como la existencia de un interior implícito, desconocido para los observadores.

Alicia como creadora polifacética interviene desde su arte y sensibilidad por los datos para representar el paisaje psicológico invisible. Podemos capturar una señal analógica preexistente en forma de EEG y amplificarla a un rango accesible. La visualización de esta señal también puede generarse mapeando estas frecuencias en la dimensión física.

 Los retratos estarán  acompañados por las propias artistas conectadas a un aparato EEG en vivo y una placa Chladni. Las señales de EEG en vivo se harán audibles en un conjunto de altavoces multicanal, con separación física de las dos señales. Sin embargo, la capacidad de distinguir entre los sonidos individuales de las dos firmas de ondas cerebrales variará significativamente con el movimiento de los espectadores a través del espacio.

La obra invisible. Placa Chladni donde se visualizan formas de ondas cerebrales mediante la vibración del sonido
La obra invisible. Instalación cimática interactiva. Centre Cívic Sant Agustí. 2019

La placa Chladni será la pieza central donde se visualizarán muestras en tiempo real de la transmisión de sonido en vivo. A medida que los participantes se mueven por el espacio, sus acciones (interfaz exacta tbd) desencadenarán muestras de sonido de una fracción de segundo para ser capturadas y ampliadas por la placa Chladni, creando una serie dinámica de patrones cimáticos que visualizan instantáneas momentáneas de los estados mentales de los artistas intérpretes o ejecutantes. Con dos o más puntos de transducción en la placa, la señal de cada intérprete tendrá influencia en la creación de patrones entrelazados bailando sobre la placa, y sin embargo, ninguna persona tendrá el control completo. Los resultados serán orgánicos, indeterminados, irreproducibles y un reflejo constantemente cambiante del entorno que se manifestará a través de la percepción de quienes están dentro de él, artistas y espectadores por igual.